El Águila del imperio

http://pompilos.org/chiron/pergamon/wp-content/uploads/aguilaimperio.jpg

Simon Scarrow, El águila del imperio, Barcelona, Edhasa, 2001, 360 páginas.

 Estamos en el año 42 dC, en el segundo año del gobierno del emperador Claudio, Quinto Licinio Cato, esclavo de palacio, ha conseguido la preciada libertad a cambio del compromiso de servir en las legiones, sin embargo, no parece que haya hecho un buen negocio. La implacable instrucción a la que se ve sometido y las interminables marchas de entrenamiento no parecen lo más apetecible para un joven culto y refinado como Cato, pero, tras dos semanas en el campamento y después de ser victima de las más crueles novatadas, parece preparado para enfrentarse a los bárbaros germanos e iniciar una prometedora carrera como optio. Será durante la invasión de Britania, tierra habitada por salvajes, y de la mano del rudo centurión Lucio Cornelio Macro, cuando se iniciará la carrera militar del joven optio. La segunda legión Augusta, por entonces al mando de Tito Flavio Vespasiano, será testigo de sus primera hazañas.

Simon Scarrow inicia con El águila del Imperio una serie (que por ahora consta de cinco volúmenes) de aventuras militares ambientadas en la Roma Imperial. Por las páginas del libro desfilan personajes históricos como Vespasiano, Vitelio o Narciso, que se entremezclan hábilmente con los protagonistas de la novela Cato y Macro. Además, Scarrow nos relata a la perfección toda una serie de escaramuzas, batallas monumentales y, por supuesto, intrigas y conspiraciones al más alto nivel.

Se trata de una novela entretenida (como todas las de la serie), con un toque de humor, de fácil lectura y repleta de acción, con las más sangrientas batallas y las aventuras más emocionantes, recomendable a todos aquellos interesados en las legiones romanas que una vez dominaron el mundo conocido.

Una respuesta to “El Águila del imperio”

  1. Asturico on 11 Jun 2008 at 21:41

    dios! un gran libro, bueno, este y los que le siguen, solo no me lei uno

Trackback a este artículo | Feed on comments to this Post

Deja tu comentario